Connect with us

Noticias

Funes de Rioja cruza las importaciones de alimentos y advierten sobre un negocio a la medida de Jumbo y Carrefour

Published

La decisión del gobierno de Milei de abrir las importaciones de alimentos abrió un interesante conflicto al interior del bloque empresario, que hasta ahora se mostraba blindado en apoyo a la administración libertaria.

La Unión Industrial Argentina (UIA) condenó públicamente la decisión. Un posicionamiento en el que fue determinante su presidente, Daniel Funde de Rioja que representa al interior de esa entidad a las alimentaciias nucleadas en la Copal, principales perjudicadas por la medida de Milei.

Lo que no hizo público la entidad fabril fue su malestar por lo que entienden es un negocio fabuloso construido a la medida de las multinacionales Jumbo y Carrefour. 

“Son los dos supermercados que exhiben productos importados en góndola. Cuentan con la estructura contable y jurídica necesaria para agilizar las operaciones de comercio exterior. Para cualquier otra pyme de la cadena de valor, importar es casi impracticable”, indicó a LPO una fuente del sector de las alimenticias. 

Acorralado por la suba de alimentos, Caputo abre las importaciones

La acusación sobre un negocio a medida no es antojadiza y la UIA lo dejó muy claro en su comunicado. “Mientras los productores nacionales deben pagar en 4 cuotas mensuales y con impuesto PAIS los insumos necesarios para la fabricación, los importadores de bienes terminados estarán exentos de impuestos y tendrán acceso total a las divisas necesarias en un solo pago a 30 días”, afirmo la institución en el texto distribuido a la prensa.

Mientras los productores nacionales deben pagar en 4 cuotas mensuales y con impuesto PAIS los insumos necesarios para la fabricación, los importadores de bienes terminados estarán exentos de impuestos y tendrán acceso total a las divisas necesarias en un solo pago a 30 días.

“Está claro que es un negocio para jugadores elegidos. Si quisieran bajar los precios, la mejor medida que pueden tomar es reducirnos los impuestos. La carga impositiva de la industria alimenticia promedia el 45%”, agregó a LPO un directivo de la UIA.

En efecto, el Palacio de Hacienda anunció que el Banco Central reducirá el plazo de pago de importaciones de alimentos, bebidas y productos de limpieza, cuidado e higiene personal, que pasarán de un esquema de pago en 4 cuotas a los 30, 60, 90 y 120 días a un plazo de pago en una sola cuota a los 30 días. Además, se suspende por el plazo de 120 días el cobro de la percepción de IVA adicional y el impuesto a las ganancias a las importaciones de estos productos y de los medicamentos.

El gobierno detalló que entre los productos beneficiados por esta medida figuran la banana, papas, carne de cerdo, café, atún, productos de cacao, insecticidas, shampoo, pañales, entre muchos otros productos. 

Los economistas coinciden en que la eliminación del IVA y el acceso al dólar oficial para los importadores con capacidad y estructura, abarata los costos. En lo que no están de acuerdo es que necesariamente esta reducción de costos se traslada automaticamente al precio final. 

“Son pocos los comercializadores que pueden importar estos productos, con lo cual en lugar de bajar precios para competir en el mercado, van a capitalizar como rentabilidad esa ampliación del margen de ganancias”, vaticinó en diálogo a LPO un ex funcionario de la Secretaría de Comercio.    

Esta nota fue publicada en el portal LaPolíticaOnline. Leer más

Clima de negocios © Todos los derechos reservados.